Tecnología

Molécula de Ácido Húmico

Humatos

Singularidad

Los humatos son una parte intrínsecamente natural del medio ambiente; ocurren en todos los suelos, aguas y sedimentos que se acumulan dentro de la Tierra. Hace millones de años, estas áreas eran exuberantes con vegetación que, con el devenir del tiempo, se comprimieron en las profundidades de la Tierra, formando compuestos a base de carbono que hoy conocemos como humatos o sustancias húmicas.

BioFlora® obtiene sus humatos de venas mineraloides únicas en América del Norte, lo que se suma a la complejidad y singularidad de nuestros Bioestimulantes. Nuestro proceso de extracción orgánico patentado maximiza la cantidad de ácidos húmicos y fúlvicos derivados de los humatos y mantiene todas las cualidades beneficiosas inherentes de estos ácidos orgánicos.

Se ha demostrado que la aplicación de ácidos húmicos y fúlvicos aumentan la tasa y el porcentaje de germinación de semillas, estimulan el crecimiento de las plantas, mejoran el desarrollo del sistema radicular y aumentan el rendimiento de la biomasa entre muchos otros beneficios.

Algas

Procesos orgánicos patentados

Alga de Agua Dulce

Los suelos contienen hasta 1,000,000 de células de algas por gramo de suelo, de ahí la importancia de agregar productos enriquecidos con algas para estimular el crecimiento y desarrollo de las plantas.

Nuestras especies seleccionadas de algas verdes y amarillas-verdes de agua dulce son cultivadas por nuestra división de ciencias Integrated Life Science Research Center® en un proceso orgánico patentado exclusivo de nuestros productos. Esto permite que nuestras especies de algas sean más activas desde el punto de vista biológico y químico logrando así un mayor contenido de polisacáridos, proteínas y enzimas que los agricultores necesitan para lograr una mejor producción de cultivos. Estos microorganismos unicelulares trabajan con bacterias y hongos del suelo para construir un ambiente sostenible y fértil ayudando así a reducir el estrés de las plantas.

Los concentrados de algas naturalmente activas se pueden aplicar en cualquier etapa del crecimiento de la planta, aunque hemos encontrado que los resultados más dramáticos se logran cuando se aplican tanto en la pre-siembra como en las primeras etapas del ciclo de crecimiento. Estos beneficios incluyen mayor agregado de suelos, mejor estructura del suelo, mayor mitigación del sodio y mejor absorción de nutrientes.

Alga Marina

Hay más de 10,000 especies de algas ubicadas en todo el mundo y todas ellas contienen un porcentaje de minerales (macro, micro y trazas), auxinas, vitaminas, aminoácidos y antibióticos.

Dentro de las diferentes especies de algas marinas, BioFlora seleccionó la especie Ascophyllum nodosum que se encuentra en las aguas frías del Océano Atlántico. La singularidad de la especie Ascophyllum nodosum es la variedad de vitaminas y hormonas que se encuentran en el alga y que son esenciales tanto para la salud como para el crecimiento de las plantas.

Dentro de la industria existen dos métodos comunes para la fabricación de productos de algas marinas: el método de extracción mediante hidróxidos nocivos y el método de extracción mediante el uso de carbonatos de sodio. Ambos métodos de extracción disminuyen el contenido de vitaminas esenciales de las algas marinas. El empleo de estos métodos conduce a la fabricación de un producto de calidad inferior que ha sido procesado químicamente y despojado de casi todas las cualidades beneficiosas de las algas marinas.

Fiel a nuestra filosofía, BioFlora® sigue un método de no extracción para nuestros productos de algas marinas. Nuestro proceso patentado inicia con la cosecha de algas marinas para proceder a su secado, homogenización y proceso en frio para ser enriquecido con nuestros minerales iónicos patentados. Este proceso mantiene intactos los beneficios naturales de las algas, su color verde vibrante y la adición de minerales asegura una rápida absorción. Al utilizar este método, podemos garantizar a nuestros clientes un producto de algas marinas superior, con todos los ingredientes esenciales.

Aislados Bacterianos

Microbíologia propietaria

Nuestra división de ciencias Integrated Life Science Research Center® comenzó el proceso de aislamiento de cultivos puros de microorganismos y los clasificó por sus propiedades beneficiosas, tales como; degradación de celulosa, degradación de hidrocarburos e inhibición de patógenos de plantas transmitidas por el suelo.

Ciertas especies de estos microorganismos extraídos degradan la celulosa y los hidrocarburos que se encuentran en los suelos. Estos compuestos moleculares se descomponen enzimáticamente, liberando nutrientes que de otro modo no estarían disponibles para la planta y otros organismos del suelo.

Varias especies aisladas continúan alterando el ambiente del suelo al liberar nutrientes atados de una multitud de texturas del suelo, como arcilla, limo y marga. Estos microorganismos van un paso más allá y superan a los patógenos transmitidos por el suelo y que son dañinos para la planta. Estos microorganismos evitan que los patógenos se alimenten adecuadamente y, mediante la producción de antibióticos, crean un ambiente inhóspito que suprime la propagación y la presencia de estos patógenos.